Diego Sebastián Jaime


Acerca de Diego Sebastián Jaime

Nacido en la ahora Ciudad de México. Estudiante de la Licenciatura en Historia de la FES Acatlán. Con interés particular en los procesos de urbanización y transformación de la Ciudad de México durante el siglo XX.


Esas ansias de no volver a verte, de volver a verte. Esas ganas de volver a hablar contigo, de no dirigirte la palabra una vez más. Esa angustia de saber si todavía me quieres, indiferencia de verificar que nunca me quisiste. Esa certeza de saberme libre de la influencia que tenías sobre mí, la emoción que todavía me invade al […]

De promesas y rupturas.


Dicen que puedes engañar a todos menos a ti ¿O a tu madre? ¿O era a Dios? Como sea que digan, vaya mentirota. Tal vez todas esas personas habrán querido decir que puedes engañar a todos excepto a tu gato, perro o inserte la mascota de su agrado aquí. Patos, conejos y mosquitos no juegan, el primero por ser no […]

Platícame más.


No atesorar el momento. Así es ella. Vivirlo, exprimirlo, gozarlo y luego dejarlo ir. Siempre me gustó eso de ella (y hasta en ocasiones llegué a envidiarla), porque no entendía cómo es que hacía para vivir tan intensamente cada segundo, cada risa, cada lágrima. Y es que me es tan ajena esa actitud. Soy tan diferente a ella. Me gustaba […]

María… ¡Bonita!



Me parece importante el hacer una revisión a la construcción de lo que ahora conocemos como México, pues la elaboración de distintos símbolos, que hicieron en algún tiempo que los pobladores de este país se sintieran identificados, no fue una labor fácil ni que se llevara a cabo en un corto lapso, pues fue necesario que transcurriera un considerable número […]

¡¿Viva México, cabrones?!


De cuando me platicabas esas ansias que te carcomían, esas ansias que te daban tu impulso, esas ansias que tenías por perderte, me decías. Querías perderte por ahí, no sabías donde, precisamente por eso querías perderte. Perderte entre algún pueblillo. Siempre pensaste que algún día llegarías  y disfrutarías Comala, y que al igual que Pedrito, al fin te darías cuenta […]

Esas ansias de no sé qué.


Limerencia, escuché por primera vez. No había sido necesario el conocer la palabra o si quiera haberla escuchado (leído en su defecto). La sentí en su totalidad a causa tuya. Y es que ¿qué son las palabras sino una ligera aproximación a las ideas y estados mentales que se experimentan? Tú fuiste por mucho tiempo mi estado mental. Eras mi […]

Claveles para tu partida



Y ahí estaba ella, en esas andaba ella; muy metida en lo suyo. Apenas y era capaz de percibir su rededor y todas aquellas nimiedades que pasaban (fugazmente) en él. Eran casi las doce, su té a medio terminar y en menos de veinte minutos tenía que estar en otro lugar ¿Qué lugar?

Clemente.