¡Heil!, Vasconcelos


Después de su derrota en las elecciones presidenciales de 1929, José Vasconcelos emigró a los Estados Unidos de América, estableciéndose en los Ángeles, California.

Desde ahí, proclamó el Plan de Guaymas en el que convocaba al pueblo mexicano a levantarse en armas para desconocer el triunfo del ingeniero Pascual Ortiz Rubio.

Sin embargo, cansada de 19 años continuos de guerra civil, la ciudadanía no lo secundó en su connato de rebelión.

Esto hizo que el “Maestro de América” se decepcionara profunda y permanentemente del pueblo mexicano al que llegó a considerar mediocre y conformista, incapaz de luchar por sus anhelos.

A partir de entonces, José Vasconcelos se volvió un ferviente admirador de los regímenes totalitarios como el nazi – fascismo, el cual empezaba a cobrar fuerza y poder en Europa.

En 1935, el presidente Lázaro Cárdenas permitió que José Vasconcelos regresara a México, nombrándolo nuevamente director de la Universidad Nacional.

Desde ese cargo, Vasconcelos editó, publicó y dirigió la revista Timón, una publicación semanal partidaria del nazismo y financiada por la embajada alemana en México, encabezada por Arthur Dietrich.

José Vasconcelos deseaba que Alemania ganara la guerra, para que bajo el nuevo orden mundial establecido por los nazis, Adolfo Hitler lo nombrara emperador de México y dictador de América Latina.

Durante su trance nazi – fascista, Vasconcelos escribió un libro titulado “La Raza Cósmica”, donde al igual que Hitler consideraba a los alemanes como la “raza aria” una raza superior, José Vasconcelos consideraba a los nativos indígenas, su “Raza de Bronce” como los verdaderos dueños del continente americano.

En cuanto el presidente Cárdenas se enteró de las actividades pro nazis de Vasconcelos, ordenó que la revista “Timón” fuera clausurada, así como la expulsión de Arthur Dietrich, el promotor económico de la publicación nazi – fascista.

José Vasconcelos, vuelve a exiliarse en los Estados Unidos, de este exilio no regresara si no hasta 1941, cuando el presidente Manuel Ávila Camacho como parte de su política de Unidad Nacional, le concedió la gracia de regresar al país.

Otorgándole esta vez, la dirección de la Biblioteca Nacional. José Vasconcelos moriría alejado de toda actividad política en 1959, durante la presidencia de su antiguo orador y partidario, el Lic. Adolfo López Mateos.

Portada en color de la Revista “Timón”

Portada en color de la Revista “Timón”

Jesús Vázquez Trujillo

Columnista en el Diario El Heraldo de León, donde publico mi columna sabatina: “Mitos y Novedades de la Historia de México” donde abordo pasajes y/o personajes desconocidos o escasamente tocados por la historia oficial, además de desmitificar algunos hechos históricos. 30 de Agosto de 2014 al 31 de Octubre de 2015.

Comentarios