El historiador en Twitter México


Filósofos e historiadores han señalado en la década de 1980 un cambio de percepción temporal. Una transformación en la forma de relacionarnos con el tiempo, de observarlo. François Hartog lo posiciona simbólicamente en 1989. La cuestión es que cada presente, ubicado además espacialmente, traza su relación con el pasado y con el futuro, caracterizándolos, representándolos. Además, generalmente, suele haber un énfasis por alguna de estas categorías. Se habla de que hoy en día, la más importante es la del “presente”, un presente que incluso se anticipa a lo que dirán de él en un futuro, como si quisiera verse a sí mismo antes de tiempo. Pero, este presente se vive de distintas formas, existen presentismos dice François Hartog, que se pueden ubicar en muchas prácticas, por ejemplo, la transmisión en vivo de “sucesos históricos”, los presentes post-apocalípticos en la literatura que evocan la inacción del hombre ante un futuro, que cuando se habla de él, suele ser catastrófico o la llegada del “historiador del tiempo presente”.

En nuestro presente hay una obsesión por la preservación del pasado, temas como el “patrimonio” o la “memoria” han cobrado un significado especial. Existe una preocupación por el pasado pero no sólo de parte del historiador, en realidad Hartog señala una pérdida de evidencia del quehacer histórico. Pero, al mismo tiempo, hay una exigencia de parte de la sociedad por entender el presente y ubicar al historiador como una figura que debería ser un “experto” pero, ¿experto de qué exactamente? Más allá de términos de especialización.

¿Cómo se relaciona el historiador con su presente? ¿Es posible comentar desde el punto de vista histórico el “presente”?, ¿Con qué propósitos? Y ¿a través de qué medios? Ya el artículo de @rebeccaonion, “Making History Go Viral” señala a Twitter como la plataforma en la que fue posible encontrar opiniones de historiadores sobre los temas y hechos más relevantes del 2018, la mayoría de EE.UU. ¿Qué hay de Twitter México? ¿Qué historiadores son considerados líderes de opinión? ¿De qué temas hablan?

Me pareció que preguntar en Twitter sería lo más lógico para encontrar, entre colegas y amigos, a aquellos que cuentan con más seguidores y poder ver de qué temas twittean. Los comentarios no se hicieron esperar, como bien suele suceder en esta red social, aunado a la exigencia de nuestra profesión, sobre ser más específica en cuanto a lo que “historiador” se refiere. Se comentó que era necesario distinguir entre aquellos que eran divulgadores de la historia y no historiadores, así como también aquellos perfiles que se acreditaron como historiadores por publicidad, más que por una formación y trayectoria académica. Lo mismo hubo quienes enlistaron a sus historiadores y divulgadores favoritos en un solo tweet. Quedaba claro entonces que la pregunta no debía formularse de manera tan simple y que la respuesta no era tan sencilla en realidad. Aun y con estas distinciones, es interesante ver las cifras, alcance y contenido que tienen los perfiles más seguidos de historiadores e historiadoras, de diversas cuentas que simulan el usuario de un personaje o hecho histórico, figuras públicas que se dedican a la divulgación de la historia, cuentas de museos e instituciones dedicadas a la historia, entre muchos otros perfiles, en una plataforma como Twitter México que cuenta con aproximadamente 35.3 millones de usuarios.

Ente los historiadores que no son reconocidos propiamente por su formación académica, a pesar de tenerla, y que por el contrario suelen ser el centro de críticas y polémicas, pero también cuentan con altas ventas en librerías, difusión en los grandes medios de comunicación y el reconocimiento de cierto público o instituciones, o bien que se dedican a otros oficios como el periodismo, tenemos a: @EnriqueKrauze 841,900, @aguilarcamin 617,300, @Taibo2 396, 200, o @fmartinmoreno 86, 600.

Existen muchas cuentas dedicadas a perfiles históricos, en México entre los más populares están @DonPorfirioDiaz 218,600 @CarlotaEmperatr 17, 400, @DnBenitoJuarez 4, 274 o @Hernncortes 8, 602. Que buscan recrear “al momento” los procesos históricos en los que estuvieron envueltos o bien opinar sobre el presente desde una caracterización propia de lo que diría el personaje. También se encuentran aquellos que son considerados divulgadores de la historia como @arr1910 96, 800 o @cuauhtemoc_1521 88, 400.

Pero, ¿qué hay del historiador profesional en México? Aquel formado en las universidades, dedicado a las labores de docencia e investigación pero que también participa en la creación o colaboración de proyectos de divulgación dentro y fuera de la academia. Entre los historiadores más seguidos se encuentran: @DrLorenzoMeyer, 789, 200, @HistoriaPedro 32,300, @alf_avila_ 13,100, @Clionautica 8,566, @clomnitz 6,515, @Martinhache 5,962, @EFlorescano 5,618, @librocrepusculo 5,075, @rfagoaga 3,175 y @ArielKuri 3,128.

Algunas de las historiadoras más seguidas son: @ursulacamba 34,300, @criveragarza 19,600, @VekaDuncan 15,200, @LoaezaSoledad 15,300, @BerthaHistoria 8,796, @karlamotte 7,116, @Sarahidalgo 4,379, @gabcano 3,943, @tazy 3,613 e @isapovea 2, 802.

El historiador profesional tiene poco si lo comparamos con el tiempo en que se ha escrito historia, la figura de quien escribe historia nos puede remontar a Grecia con Heródoto, pero de ninguna forma se trató de un historiador profesional. Ese llegaría hasta el siglo XIX cuando buscaron consolidar su discurso con una metodología paralela a las ciencias naturales, un método histórico. Mucho ha pasado desde entonces en las formas de pensar y escribir la historia, desde Annales pasando por el giro de los 70’ y hasta la aparición de la historia del tiempo presente.

Hablar del pasado no es exclusivo del historiador. Hablar del pasado como materia de conocimiento tal vez sí, están también la antropología y la filosofía, pero incluso nosotros mismos fijamos los límites y alcances de las disciplinas. Decía al inicio que Hartog ve un desplazamiento del historiador por otras figuras y discursos. Pero lo cierto es que, descalificarlos o ignorarlos no va a hacer que estos desaparezcan, por el contrario se multiplican día con día. El historiador podría ser una guía para distinguir entre tantas formas de hablar del pasado. Están también los debates sobre los formatos y fuentes que la tecnología permite para el estudio y preservación de la historia.

Por otra parte, el divulgador no necesariamente es historiador profesional pero el historiador puede ser divulgador y tiene al alcance muchas herramientas, de hecho, ya se ha discutido como el perfil de aquel historiador que aspira a dedicarse exclusivamente a la investigación es prácticamente caduco, especialmente si hablamos en términos de empleo en México, en donde la mayoría de los más jóvenes historiadores se dedican a la docencia y divulgación e incluso a otras áreas como el periodismo. Repensarnos como historiadores desde nuestro “presente” involucra reflexionar nuestro tiempo, desde nuestros medios y también en cómo articulamos pasado, presente, futuro.

 

Rebecca Grafía

Maestra en historiografía. Cursa el doctorado en la UAM-A. Formada académicamente a la vieja usanza, pero sacando lo mejor de las nuevas generaciones tiene el objetivo de difundir un poco más la historia y la historiografía, aprovechando las plataformas digitales. Sostiene en Facebook, YouTube y Twitter 'Rebecca Grafía'.

Comentarios