Ataraxia interrumpida: De ejecutados y reproches del pasado


Dejaron el Estado (de Veracruz) y el País

en una situación lamentable,

de conflicto, de crisis, de corrupción,

de contubernio.

―MALO*

*Las opiniones aquí expresadas son a título del columnista y no reflejan la posición de Reflexiones Alternas*

Un ataque, trece muertos ―uno menor de 1 año―, y un Presidente acechado por el pasado, que no puede hacer el protagonismo a un lado.

Bastó una masacre en Minatitlán en plena Semana Santa para que el reproche le llegara a Andrés Manuel López Obrador por parte de… ¡el propio López Obrador! Y es que los fantasmas acusatorios del eterno perdedor tabasqueño que gozaba de arrojar la piedra mientras orgulloso presumía la mano volvieron para atormentar al Mandatario.

Un López Obrador que responsabilizaba a Enrique Peña Nieto por la inseguridad y clamaba por su renuncia a través de tuits que fueron recuperados por usuarios en redes este fin de semana tras el trágico hecho. La consigna del morenista se impuso como tendencia, pero ahora con su acrónimo en ella: #AMLORenuncia, sólo para que después apareciera un #AMLOElPuebloEstáContigo (aunque ya sabemos que ese “pueblo” está integrado por bots, virtuales o de carne y hueso, que aún no desciframos cuánto nos están costando).

¿Y la respuesta del macuspano? Claro, ni una sola palabra de pésame, de compromiso político o intención de garantizar la impartición de justicia, sino un mero personalismo y ataque a sus enemigos imaginarios ―como la morrita básica y tóxica que no oculta ser―:

Es más, un poco después, a “Cabecita de algodón” le seguía interesando más el tema de la Conquista, que al parecer fue lo único que captó su atención con motivo de los 500 años de la fundación del puerto de Veracruz, y no la violencia desmedida en la entidad. Algunos de sus más férreos solovinos… digo, seguidores, incluso sacaron a relucir el genio conspiranóico, ese que desperdician en redes cuando podrían escribir una novela que aspire al premio Hugo, y hasta acusaron al “viejo régimen” de perpetrar el ataque ¡con tal de desestabilizar al Gobierno del morenista! Ay, Epigmenio, ni siquiera en tu pornocultura de narcos…

Y luego, en la mañanera, el cajón de sastre: LA PRENSA FIFÍ. Que si lo atacan, que si lo critican, que si quieren impedir que ocurra la Cuarta Transformación… El mismo espectáculo repulsivo de todos los días para gastar el tiempo destinado a cuestionar y desviar la atención de hechos como la restitución de bienes a Elba Esther o lo poco que le importa respetar la Constitución.

¿Lo más grave? Defender lo indefendible. Sin importar los hechos, los seguidores acríticos del Peje continuarán apretando la venda en sus ojos, halagando el traje nuevo del emperador o repitiendo como focas: “hel prian mat0 maz”. Algo que, al apreciar al bebé ensangrentado junto a la camioneta baleada en Tabasco, se torna cínico y de mal gusto:

Por más que insistan en que la prensa ocultó los datos de ejecutados en las administraciones pasadas, se les olvida que justamente fueron esos más de 200 mil homicidios dolosos en los últimos 12 años y al menos 30 mil desaparecidos lo que los motivó a darle el voto a quien decía que no le interesaba el poder, pero no descansó hasta obtenerlo.

Yo les digo: saquen la cabeza del hoyo y pongan atención a lo que canturrean. Dicen: “cuatro meses no son suficientes para revertir 70 años”. ¿Entonces cuántos? ¿Seis? ¿Nueve? ¿Doce? ¿Un sexenio? ¿Dos? La lógica de ese argumento puede llegar a los mismos 70 años diciendo que no hay tiempo suficiente con tal de justificar la inacción y negligencia del hombre que presume zapatos gastados y almorzar cecina en el local carretero.

Más allá de simpatías y repulsiones políticas, no puedo sino conminarlos a la crítica verdadera, a la exigencia de resultados y constatación de voluntades. Que si no se puede hacer todo en cuatro meses, ¿entonces para que lo prometieron? ¿Acaso la fórmula mágica no era que todo se solucionaría en cuanto se terminara la corrupción? Entonces hay de dos sopas: o aún hay corrupción que no se está eliminando “como se barren las escaleras” ―de arriba hacia abajo― o en verdad no era suficiente, y por eso el País está por militarizarse. Y recuerden algo, hay más de una forma de corrupción; otorgar contratos por atribución directa y el amiguismo también lo son.

Y si no me creen a mí ni a la suma de hechos deleznables que interrumpieron mi ataraxia esta semana, consulten a su periodista de confianza (y de paso reexaminen mejor la manera en la que se informan):

 

 

 

mm

Pirrón Kapuściński

Antiguo rey narrador, físico[CULTURISTA] y artista contemporáneo aprobado por Avelina L. Inflación cosmogónica, interrupción legal de las ideas y enmascaramiento de la verdad a precio de menudeo.

Comentarios