Memoria Oculta: Reconstruyendo el pasado.


Memoria Oculta es el primer documental de Eva Villaseñor, una joven cineasta formada en el Centro de Capacitación Cinematográfica, este mediometraje de sesenta minutos se presentó en la sección pulsos del Festival Ambulante,  además de ser un producto audiovisual que puede ser visto por miles de personas, es un documento íntimo de búsqueda personal para la autora. Eva, quien en su primera producción se encargó de la dirección,  la edición, la fotografía y el guión, se arriesga a mostrarnos, con una estética hermosa una parte difícil de un momento específico de su vida.

El argumento del documental es bastante simple y profundo a la vez, lo que vemos en pantalla son tres entrevistas realizadas a personas involucradas de manera directa con la directora, ellos son: Fernanda, una amiga de Eva, Miguel, hermano de Eva y la madre de la directora. A través de estas entrevistas nos vamos enterando del momento tan difícil que vivió Eva hace ocho años cuando de un momento a otro pierde la memoria y parte de su cordura con ella.

La estructura del audiovisual es sumamente interesante, en varios niveles de lectura, por un lado tenemos estas tres personas entrevistadas, de manera que la historia va hilando nuevos componentes de crudeza y honestidad por parte de cada uno de los entrevistados. Por otro lado este documental intimista, que nace de la motivación de búsqueda personal por un pasado que había permanecido oculto, tiene una característica sumamente peculiar, esto es, el espacio y estilo creado por la autora, ya que todas las entrevistas tienen una perspectiva frontal y directa pero también de alejamiento –y obstaculización (una mesa, o una pared en medio)- lo cual podría parecer que crea un distanciamiento con el espectador, sin embargo, esto es reflejo del sentir de la autora hacía lo que pudiese encontrar como respuesta en  esta parte “perdida” de su vida. Vaya, la crudeza es tal que es imposible no sentirse envuelto en tal historia.

En otro nivel de lectura el documental es importante porque a la par que nos vamos enterando de los hechos ocurridos mientras Eva cursaba el primer año de la carrera de cinematografía en el CCC, estamos creando una empatía emocional con la directora y a la vez estamos emulando –claro, guardadas las distancias- la experiencia que ella tuvo al poner la cámara frente a estas personas y no saber que respuestas obtendría a lo largo de las entrevistas. Brillante.

La conclusión del mismo, es una composición visual, en el cual encontramos imágenes de archivo posteriores al suceso narrado a lo largo del metraje, en el cual el espectador observa una serie de imágenes, que bien pueden ser abstracciones de lo más profundo del subconsciente, en donde confluyen tanto naturaleza muerta –recordemos el pez en el lago- un grito estridente que cala los huesos o una sombra hermosa que juega a encontrarse a sí misma como un reflejo de su espíritu. Una especie de metarrelato creado para condensar las experiencias y las emociones a las que el espectador pudiese enfrentarse.

Para Eva, este documental representa llenar un vacío en su vida a través de superposiciones vivenciales, que no es otra cosa más que apropiarse de las experiencias de los entrevistados para llenar un hueco en el que su vida estuvo al borde del precipicio – o acaso cayendo del precipicio-, para nosotros no sólo nos habla de su experiencia sino también de la manera en que un individuo de la sociedad puede ser visto, y como reflexionar sobre estas experiencias al final puede ser vital para entendernos y comprendernos como sociedad.

Aquí pueden ver ‘Memoria Oculta’

En el marco del décimo aniversario del Festival Ambulante (2014) tuve la oportunidad de platicar con Eva Villaseñor, la directora del documental ‘Memoria Oculta’ el cual se estuvo presentando en la CDMX en la sección Pulsos del festival. 

Fernando T.- Eva, te voy a pedir por favor que para quienes no han visto el documental, nos cuentes un poquito de qué va.

Eva Villaseñor.- Hola, el documental está conformado por tres entrevistas y una conclusión visual. Este documental trata de un proceso en mi vida en el cual busco recobrar lo que perdí durante algún tiempo, que es una parte mi vida, de memoria. Y es un intento por reencontrarme de alguna manera.

F.T.- Es un documental muy íntimo, muy personal. ¿Cómo surge esta idea de hacerlo?

E.V.- De las primeras cosas que me motivaron fue la duda. Al no saber qué había sucedido, cómo fue en mi escuela [la pérdida de la memoria] recurrí a preguntárselo a una amiga que estuvo conmigo, que estuvo presente en todo este proceso y ella me dio pie a que se formulara casi toda la película. Porque ella me dio pie a preguntarle a mi mamá, a mi hermano y después esta conclusión visual; así fue un poco como empezó todo.

F.T.- Entiendo que este problema que tuviste inicia en la escuela y por ende el primera entrevistada es tu amiga Fer… ¿Y por qué tu hermano Miguel y tu mamá? ¿A qué se debe? Es decir pudo haber sido algún doctor, un profesor… u otra persona de la escuela, etc ¿no?

E.V.- Porque traté de ser fiel al tiempo real de lo que había sucedido. Entonces en el primer paso estuve con Fernanda, la segunda parte y la tercera, mi hermano me cuidó parte de la estancia [en el hospital] y mi mamá al final, bueno, mi mamá durante todo el proceso, pero quería hacerlo episódico para poderlos armar y tener una ilación de principio a fin.

Fue una búsqueda de investigación; empezar desde la escuela y después me preguntaba mucho “¿Estoy muy preocupada por mi hermano?” Me tengo que acercar a él, “¿Estoy muy preocupada por mi mamá y enojada con ella?” Bueno, me tengo que preguntar qué había sucedido en ese momento, por qué toda esta situación. Fernanda fue muy concreta al darme todas las cosas para poder formar este documental.

F.T- ¿A qué se debe esta perspectiva que nos das de los entrevistados? Es decir, es un documental íntimo, cercano con el espectador, pero siempre hay un objeto en medio entre el entrevistado  y la perspectiva en la que está la cámara. ¿Fue casualidad o así lo diseñaste?

E.V.- Hay de las dos: es una causalidad y es un diseño, pero hay una manera  en la que, como yo era la realizadora y era la que se iba a enfrentar [a las respuestas] sentía que me tenía que mantener con cierta distancia y distancia realmente viéndolo, porque después lo iba a editar a las dos horas que lo terminara.  Entonces, así fue el proceso, la distancia sí ayuda un poco para el desarrollo [de la cinta] y para contar la historia porque hay cosas bastantes fuertes entonces  la distancia ayuda a que amortigüe un poco todo este proceso.

F.T- Y paradójicamente este documental en el que tú, o tu persona es protagonista a lo largo de las entrevistas, no te vemos a cuadro ¿Por qué?

E.V.- Bueno, sí me ven al final…

F.T- Pero es la sombra…

E.V.- Sí, es la sombra.  Hablando otra vez de la búsqueda del contenido junto con la plasticidad creía que yo, encontrándome con un rostro hacía que tal vez el mensaje no fuera más universal, tal vez, porque le ponía un rostro a algo que podía no tenerlo y que podía ser creado por ustedes como espectadores.

Claro, como me dedico también a fotografiar y a esto, que más que lo que veo grabado, porque también de repente hago videos que salen del momento, de lo cotidiano y después cobran sentido. Por ejemplo, la sombra; fue justo después de la entrevista de mi mamá cuando ya había terminado el documental y yo estaba en el Photo Boot con el programa de la computadora y vi la sombra  ¡Y sucedió! Una semana después dije: “Este es el final”.

Son esas cosas que van surgiendo así, es la magia del documental, a diferencia de la ficción, que creo que también hay esta magia, pero creo que el documental te permite ir descubriendo a diario con cosas, uno va buscando y  se encuentra con otras cosas pero creo que fue bastante afortunado en este proyecto.

F.T- Durante todo el documental se habla de un proceso difícil para ti,  más allá de cómo te sientes hoy día que lo estás proyectando ¿Cómo te sentiste cuando viste el primer corte?

E.V.- La verdad es que ya no lo veo, porque lloraba mucho y lloro porque todavía me siguen pegando muchas cosas. Mi mamá, verla al final  es algo que me sigue pegando o Fernanda que me esté diciendo lo que era en ese momento. Pues, es un choque porque ahora estoy muy contenta.

De verdad, creo que es difícil, pero cuando sientes esto generas muchas preguntas y a veces en la vida lo importante es estar generándose preguntas, no tanto si hay respuestas pero estarte cuestionando todo, todo el tiempo porque te ayuda a ir dibujando tu futuro también. O sea para mí esto es una manera de decir: sucedió esto y no quiero que vuelva a suceder y tener anclaje, aquí, en la realidad.

F.T.- Cómo te sientes, de que, tu documental se presente en la décima edición de Ambulante, digo, es un año significativo para el festival y sabemos  que la distribución en México de documentales es  muy pequeña y el nicho de personas que ven los documentales es muy reducido.

E.V.- Me siento, muy afortunada, creo que no hubo mejor festival que Ambulante, porque, el documental por su forma también es difícil y que Ambulante se haya interesado en él, sobre todo en lo que estamos viendo, con suficientes problemáticas en el país.

A veces me pregunto  “¿Son necesarios estos proyectos?” Pero a veces siento que cuando una sociedad enferma y un individuo de esa sociedad enferma, es necesario mostrarlo, porque también ahí está la raíz de todos estos problemas que están en la sociedad, por qué surgen y por qué están. [Hablando de Memoria Oculta] A lo mejor no es el mensaje claro, como un mensaje social y no me quise ir por ese lado, porque creo que los núcleos familiares hablan mucho de lo que somos como sociedad, y mejor meterme y escarbarle por ahí, en esto se dio así.

F.T.- Tengo entendido que tu documental ganó el Premio al Mejor Mediometraje en el Festival Internacional de Cine Documental Dei Popoli, en Florencia, Italia. Y se va a presentar en la Selección Oficial del Festival Internacional de Cine de Guadalajara. ¿Cómo lo tomas, cuáles son tus emociones?

E.V.- Uy, bien contenta. [Risas] Porque para haber sido un proyecto que salió en una búsqueda,  pero… Está bien chido, la verdad.  Nos esforzamos primero por hacer cosas, hay necesidades,  hay que hacerle caso a la intuición de querer contar lo que realmente queremos, sin  miedos, sabes. Y va surgiendo, la vida te va generando estas cosas. Yo me siento muy feliz porque  los están viendo, se está viendo.  Y bueno, bien agradecida con todos.

CC.- Entiendo que estás terminado tu tesis ¿es así?

Eva, con un gesto me dice sí.

F.T- También sabía que estás haciendo un largometraje sobre la figura de tu hermano Miguel, que vimos en el documental ¿cómo va este proyecto, está en post-producción…?

E.V.- Sí, está todavía en proceso de la realización, ya llevo una parte grabada y [Memoria Oculta] me ayudó mucho ahora.  Porque retome todo lo que había escrito de él durante y antes del proyecto y ahora ya cambió totalmente. Después de haber hecho este proyecto me ayudó mucho a fortalecer mis ideas de lo que  quiero contar, porqué lo quiero contar, quiero acercarme mucho a él como individuo y como sociedad en una ciudad muy pequeña como lo es Aguascalientes.

Mi hermano es una figura importante en la ciudad porque él es un rapero conocido, tiene un poder de convocatoria muy amplio, tiene  un programa de televisión, un programa de radio, maneja una revista nacional de rap. Él ha luchado todo el tiempo contra un estigma social porque… ha sido un cabrón [Risas]. Pero tiene un lado muy humano también, ha ayudado a mucha gente, ha ayudado a muchos jóvenes en problemas de drogas. Él es un enfermo en rehabilitación, es un alcohólico anónimo pero al mismo tiempo ayuda a mucha gente, su testimonio ayuda mucho.

De alguna manera no es que haya sido un ejemplo de mi hermano dando testimoniales, pero creo que el que yo tenga esta imagen de mi hermano ha ayudado mucho a hacer este documental, la seguridad de decir cosas, de hablarlo y de contarlo, porque que mejor manera de dejar el estigma que hablarlo porque si no se vuelve algo negro que nadie sabe qué es.

F.T.- ¿A qué se debe esta composición de imágenes que tú realizas al final del documental?

E.V.- Creo que esta parte final es una manera de mostrarme…

F.T.- ¿Por qué al final es documento de archivo que haces antes o posterior a la pérdida de memoria?

E.V.- Sí, es posterior, de todo mi archivo a los ocho años que sucedió. Y quería también buscar una carga de contenido, de información. O sea esta historia que te han contado tú la fuiste imaginando en tu cabeza, de repente en la parte en que me toca hablar, en la última parte, lo que intento es transportar las sensaciones en imágenes que es algo muy difícil. Es un hecho, para que el espectador una todas estas imágenes con la información ya recibida, para completar todo el bloque.

Actualmente Eva ya ha presentado su segundo largometraje ‘M’, el cual se ha presentado en el Festival de Cine de Morelia y ha sido proyectado en buena parte del país. su segundo documental se desdobla en la figura de su hermano y que ha recibido buenos comentarios por referentes de la crítica nacional. 

Este texto fue publicado originalmente el el extinto blog Cine Capital en el año de 2015 y ha sido rescatado y re-editado por su autor y Reflexiones Alternas*
mm

Fernando Teodoro Gabino

Licenciado en Historia por parte de la FES Acatlán. Estudiante de la Maestría en Historiografía por parte de la UAM -Azcapotzalco. Co- Fundador y Director de Reflexiones Alternas. Únete a la conversación en Twitter: @AlfaVinyl

Comentarios