10 excelentes películas del 2018 ignoradas por el gran público (Vol. 1)


Una vez que ha pasado el huracán demencial de premios y hype respecto a los grandes nominados, me dediqué a hacer un listado sobre algunas películas extraordinarias que han sido ignoradas por la masa crítica de espectadores, hoy presentamos el Vol. 1 de este listado, y en unos días podrán leer la segunda parte de esta recomendaciones. El listado está hecho sin orden de preferencia.

1. Mandy  de Panos Cosmatos.

Nicolas Cage, en plan furioso, ha vuelto por todo. La historia tan elemental y básica del hombre que vuelve por venganza en esta ocasión se presenta con una mezcla de elementos de Neon Demon, Mad Max, Suspiria, Masacre en Texas o Excalibur.  Mandy, pareja sentimental del personaje central, cae víctima de una secta infernal, hecho que desata la furia de Red y su conversión de un leñador de bosque en un tremenda maquina asesina —en calzoncillos— que grita y se enfurece mientras todo a su alrededor se ha ido. Un ácido viaje vengativo que muestra múltiples maneras de asesinar a diversos enemigos, en donde todo el horror se vuelve una bella presentación estética del cineasta Panos Cosmatos.  ¿Hay acaso otra pelea con motosierras tan memorable?… “You’re a special one, Mandy”.

2. Eight Grade de Bo Burnham

Kayla (interpretada por la actriz Elsie Fisher con un realismo casi aterrador) es una niña que realiza un vlog de YouTube, el cual está supuestamente dirigido a una audiencia de compañeros buscadores de consejos adolescentes, pero en realidad es un instrumento de auto-sugerencia para Kayla. Ella es tímida e incómoda y sus intentos de conectarse con sus compañeros más adeptos socialmente son continuamente rechazados. Refugiada en Snapchat e Instagram, busca combatir sus temores y miedos a través de aventurarse a nuevas experiencias; intentar que el chico más cool de la escuela se fije en ella, ir de fiesta de piscina con una manada de mocosos que no notan su presencia, e incluso ser parte del acoso de un chico de grado avanzado. Su círculo social es cerrado, no porque ella lo desee, sino porque no ha encontrado su lugar en el mundo. Su padre, orgulloso de su retoño, no quiere nada más que todos los demás la vean como lo hace él mostrando su cariño hacia la pequeña Kayla en una de las escenas más conmovedoras que nos dejó el 2018.  Eight Grade funciona como un recordatorio de que lo que los jóvenes enfrentan hoy día no son sino los mismos miedos de todos los adolescentes por los menos de mitad del siglo XX a la fecha. La escena final, en donde Kayla, dejando de lado cualquier deseo utópico, da un salto a la realidad en una cita con un amigo nerdoso, se siente tan liberadora y cómoda que se vuelve en la cita ideal para cualquier persona. El coming of age que Lady Bird no fue.

3. La nuit a dévoré le monde de Dominique Rocher

El director Dominique Rocher debuta con una película de zombies de arte minimalista que se desarrolla casi por completo en el interior de un edificio de apartamentos en París. Protagonizada por Anders Danielsen Lie, se trata de la adaptación de una novela de Pit Agarmen. El filme sigue al desolado músico franco-noruego Sam, a quien vemos por primera vez en una fiesta en el apartamento de su ex novia (Sigrid Bouaziz). Aislado y amargado, se emborracha demasiado y termina en una habitación en la parte trasera de la casa, donde cierra la puerta y se desmaya. Poco sabe sobre que, mientras duerme, una plaga masiva se ha extendido por París, dejando a la ciudad invadida por las hordas de no muertos. Estos zombies franceses siguen prácticamente el protocolo habitual: se sienten atraídos por el sonido o el movimiento, pasan mucho tiempo agitándose en el lugar y casi te comen vivo si te atreves a cruzar su camino o mirarlos en el ojo. Lo grandioso del filme es su cualidad de adentrarse en la psique humana de un personaje solitario que intenta sobrevivir a lo Robinson Crusoe aplicando el estoicismo solitario.

4. The kindergarten teacher de Sara Colangelo

Lisa Spinelli es una cuidada y paciente maestra de jardín de infantes en Staten Island que toma clases semanales de poesía en Manhattan. Uno de sus jóvenes estudiantes, Jimmy (Parker Sevak), se comporta como un niño normal de 5 años la mayor parte del tiempo, pero de vez en cuando entra en una especie de estado de trance y comienza a recitar poesía. Los versos que el niño recita forman parte del escaparate ilusorio de lo que Lisa nunca fue, quien busca en sus hijos proyectar lo que ella no ha podido ser: una gran artista. La caída de Lisa entre la delgada línea de ser una protectora a una acosadora/secuestradora se desvanece con la facilidad misma con la que engaña a sus compañeros del círculo de poesía con los poemas del pequeño Jimmy, no sólo plagiando, sino también engañándose sobre sus alcances en el arte de la escritura.

5. BlacKkKlanman de Spike Lee

El final de Blackkklasman es desolador. Si bien la historia per se, con ácidos toques de humor, demuestra lo que siempre ha sido el país vecino del norte. Las memorias de Stallworth se incrustan a fines de la década de 1970, sin embargo, el eco obviamente resuena en una época de resurgimiento de la supremacía blanca y el antisemitismo, por no mencionar a un simpático Presidente de los Estados Unidos, película que se hermana con Sorry to bother you, porque ambos personajes utilizan su voz blanca para hacer de su trabajo algo más personal. “Que dios bendiga la América blanca.”

 

 

 

 

Fernando Teodoro Gabino

Egresado de la Licenciatura en Historia por parte de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. Únete a la conversación en Twitter: @AlfaVinyl

Comentarios