Ataraxia Interrumpida: De capitanas y críticas machirulas


No tengo que probarte nada

―Carol “Avenger” Danvers

*Este comentario contiene SPOILERS*

Cuando se poseen capacidades que rayan en la omnipotencia, no queda  batalla alguna por ganar. ¿Qué clase de heroicidad puede haber en ello?

Es por eso que los superhéroes con tales características requieren de un tratamiento muy especial para que sus historias no se tornen en relatos sosos, carentes de una lección que vaya más allá del sermón barato. Y lo cierto es que se ha logrado en destacadas ocasiones, con tramas que dan cuenta de que, detrás de la superfuerza, la gran velocidad y la indestructibilidad, no hay sino fragilidad emocional, crisis existenciales o una consciencia endeble moldeada por valores superfluos.

Capitana Marvel, cinta número 21 del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) estrenada este fin de semana, se mueve en un punto medio. Pues si bien todo gira en torno a que la heroína logre sobreponerse a un sistema que, al considerarla una amenaza para sus intereses, le ha hecho creer que lo mejor es guardar bajo llave sus emociones y jamás hacer uso de sus dotes superiores, se extraña a alguien que ejerza una villanía capaz de hacer tambalear a la poderosísima Carol Danvers ―encarnada por una Brie Larson que, contrario a lo que los trailers auguraban, pudo dar al personaje una gran personalidad, aunque muy por detrás de lo logrado con Envy Adams, por ejemplo―.

Este es uno de los dos puntos que, a mi parecer, hacen que el filme cojee, sin que por eso tengamos que considerarlo un fracaso. De hecho, es todo lo contrario: una bien lograda película de superhéroes ―sin ser la mejor, pero posicionándose por encima de bodrios como Suicide Squad―, esa clase de cine aún vituperado por muchos, pero que mueve montones de dinero y hasta se ha colado en las premiaciones compitiendo hombro con hombro en la categoría de mejor película. En este caso, la cinta escrita y dirigida por Anna Boden y Ryan Fleck podrá carecer de un gran antagonista, pero tiene muchos aciertos y es clave en el desarrollo del MCU.

En el clímax vemos a Danvers enfrentando a esa “inteligencia superior” que no le permite alcanzar su máximo potencial, con Come as you are de fondo ―un verdadero deleite, debo admitir―, y todo lo demás son risas y diversión, a las que sólo habría hecho falta una invitación a comer frutas y verduras… Pero el camino a ello es muy interesante, con una historia que se cuenta de forma no lineal, un giro inesperado en cuanto a la trama de los skrulls y un mensaje de empoderamiento que supera el matiz feminista por el que tantas personas y sus frágiles masculinidades trataron de menoscabarla, aunque no es casual su llegada a las pantallas el 8 de marzo.

Al final del día, Capitana Marvel ha sido en los últimos años uno de los personajes más relevantes para la Casa de las ideas, y el que sea protagonista de su propia película no es cosa menor ―al igual que el estreno de Wonder Woman hace dos años, y próximamente el de Black Widow―. Pero la cinta que nos cuenta los orígenes de Carol Danvers y un joven Nick Fury va más allá de toda etiqueta, incluso con el gesto de una pareja interracial de mujeres que cría conjuntamente a una niña.

Y al hablar de Nick Fury, nos topamos con el otro aspecto negativo de la película, una oportunidad desperdiciada para mostrar al agente, al que vuelve a dar vida Samuel L. Jackson, como ese hombre de acción que es una combinación de James Bond y Shaft. Autodenominado espía y con un currículum amplio que presume ante la propia Danvers, el momento más notable de Fury es con un pedazo de cinta adhesiva, para dedicarse el resto del tiempo a acariciar al “gato” Goose. La forma en la que pierde el ojo termina de rematar a un personaje cuyas psicodélicas historias dominaron los cómics hace cuatro décadas.

Finalmente, Capitana Marvel es lo suficientemente entretenida con su dosis adecuada de humor ―sin las exageraciones de Thor Ragnarok o Guardianes de la Galaxia 2―; situada en la década de los 90, presenta un par de gags acerca de la precaria velocidad del internet, tecnologías obsoletas hoy día como el bíper y espacios que ya sólo existen en nuestra memoria, como Blockbuster. Todo aderezado con un soundtrack que exalta la nostalgia por esa época: Elastica, No Doubt, Hole, Garbage. Y el primer cameo post morten de Stan Lee realmente apretuja el corazón.

A escasos meses del estreno de Avengers: Endgame, la cinta que estelariza Larson se vuelve una parada obligatoria en la ruta hacia a ese punto definitorio y conclusivo de este gran esfuerzo por llevar a los héroes favoritos de muchos a su posibilidad fáctica. Con el término de contrato de varios de los protagonistas que han dado vida a esos héroes en estos casi 11 años, y una nueva línea de personajes sobre la mesa, el futuro para Carol Danvers en la pantalla grande es promisorio y es motivo de celebración, no de desprestigio, como han hecho tantas críticas machirulas.

Pirrón Kapuściński

Antiguo rey narrador, físico[CULTURISTA] y artista contemporáneo aprobado por Avelina L. Inflación cosmogónica, interrupción legal de las ideas y enmascaramiento de la verdad a precio de menudeo.

Comentarios