Vence Pedro Juan Gutiérrez bloqueo cubano


Luego de más de dos décadas de ostracismo, “Trilogía Sucia de La Habana” de Pedro Juan Gutiérrez verá la luz en Cuba.

A 21 años de haber sido publicada en España -mismo tiempo en que fue vetada en su país de origen-, será presentada este viernes el primer tiraje de uno de los libros cubanos más polémicos de los últimos tiempos, del que Ediciones Unión tuvo a su encargo.

La obra será expuesta en el marco del certamen número 28 de la Feria Internacional del Libro, la cual permanecerá activa hasta el próximo 17 de febrero.

“La significación es muy grande, pues desde 2001, y hasta la fecha, se habían empezado a publicar las novelas de Pedro Juan, pero existía una suerte de resistencia con ‘La trilogía’. Muchos lectores pensamos que nunca llegaría a publicarse en Cuba”, dijo Rafael Grillo, jefe de redacción en la revista cultural El Caimán Barbudo.

A este acontecimiento lo acompaña uno más: la reedición de “El Rey de La Habana”, aunque ésta ya presentada el pasado sábado.

“En cuanto al Rey de La Habana, esta edición va a permitir que realmente esta novela encuentre un público amplio en Cuba, pues la primera quedó casi como un libro fantasma, una edición de culto cuyos ejemplares están en manos de muy pocos”, ponderó Grillo, unas horas antes de la presentación.

Pedro Juan comenzó a escribir Trilogía sucia de La Habana en 1994, durante el denominado “Periodo especial en tiempos de paz”, una etapa difícil para Cuba, provocada en gran medida por el colapso de su mayor socio comercial: la URSS.

Tiempos en que emergió aquello que se propuso combatir la Revolución: pobreza, hambre y prostitución, temas de los que Pedro Juan versa en La Trilogía.

En aquella época, el autor —según ha declarado reiteradamente— no contaba con agua ni luz ni muebles en casa, tampoco esposa, pues lo divorció; tuvo pérdida de masa corporal y de familia y de esperanza y de ideas políticas. A cambio, ganó varios relatos y borracheras, que luego dieron lugar a La trilogía.

“Estaba tan desilusionado del periodismo (que) comencé a escribir unos relatos muy crudos. En tiempos tan desgarradores no se puede escribir suavemente”, dice en alguna parte el protagonista del libro, considerado el alter ego de Pedro Juan.

En 1997 intentó publicarlos por primera vez, en Editorial Oriente, aunque fue rechazado. Meses después, fue por la visita de la editora francesa Annie Morvan a Cuba que Pedro Juan pudo sacar sus libros de la Isla; el manuscrito llegó a Anagrama, que lo publicó en 1998 y en seguida se convirtió en un éxito editorial allende las fronteras cubanas.

El “Bokowski tropical”, se leía en la contraportada de aquel libro inscrito en el denominado realismo sucio.

“El llamado realismo sucio de la narrativa cubana abarcó la década de los 90 casi en exclusiva, pocos autores escaparon por esos años de tal influencia, y como las novelas de Pedro Juan salieron al final de ese periodo, casi puede decirse que son el epítome, el gran resumen o colofón y su punto más extremo también”, comentó Rafael Grillo.

Para la promoción del libro, Pedro Juan tuvo que viajar a Europa. A su regreso, en 1999, le informaron que había sido echado de su trabajo y de la Unión de Periodistas.

Además, fue vetado de las editoriales hasta el 2000, cuando Ediciones Unión publicó Melancolía de los leones. Fue precisamente Rafael Grillo quien se atrevió a escribir la única reseña que dio cuenta de la obra en los medios de comunicación en Cuba, por lo que ganó, según contó el periodista, una reprimenda oficial.

Con los años, reconoció Grillo, la aceptación a sus libros fue mayor, sobre todo los de poesía. Por otro lado, la publicación de La trilogía se da en vísperas de la aprobación de las reformas a la Constitución cubana, incluído el Decreto 349, el cual ha sido señalado por pretender acotar la actividad artística en Cuba y prohibir contenidos con pornografía, violencia, lenguaje sexista, vulgar y obsceno; temas centrales para Pedro Juan.

“Visto desde el ángulo del (Decreto) 349, que se enfoca sobre todo contra lo ‘vulgar’, creo que el libro de Pedro Juan debía ser el primer objeto de censura [risas]. Sin embargo, ahí está, lo van a lanzar, quien entiende…”, se mofa Grillo.

“Pedro Juan está muy emocionado con la idea de que esta novela salga. Siempre me ha dicho que su público natural, el que siempre desea como lector de sus libros, es el público cubano, que lo lean sus compatriotas”, remata.

Comentarios