‘Slenderman’, una decepción esperada.


En el 2009, de las entrañas del internet surgió un fenómeno que modificó el mundo del terror en linea para siempre; casi una década después, Sony Pictures lo volvió una película que desde el primer trailer comenzó una ola de desilusión entre los fans del icónico personaje: Slenderman.

Desde el estreno de Slenderman en cines, diversas críticas han surgido con una opinión casi unánime: fue algo decepcionante; sin embargo, más que hacer un texto que se sume a esa lista analizando la película en sí misma, quisiera hablar de la apropiación de los productos del internet por los medios tradicionales de comunicación con este film como un caso específico.

Algo que muchas personas criticaron cuando se anunció la nueva película de Slenderman fue que había llegado algunos años muy tarde, puesto que la cima de su popularidad se dio en el 2012; no obstante, más allá de la cantidad de personas que pudo haber llevado a las salas de cine en ese momento en comparación con el poco interés mostrado en este año, existe otro elemento que en los primeros momentos de la existencia de este personaje fue una de sus mejores características y que curiosamente ahora, en la forma de una obra cinematográfica, resultó uno de sus errores.

Esta característica es la ambigüedad que rodeaba a Slenderman. En sus inicios, el personaje surgió a través de dos fotografías alteradas y en blanco y negro publicadas en un foro de Something Awful por Eric Knudsen 1 con apenas un pie de foto cada una. Así, con esa falta de información, el internet hizo lo suyo y, conforme las imágenes se popularizaron, distintas personas fabricaron historias que intentaban explicar el extraño ser mostrado en más y más fotografías que comenzaban a abundar en la red.

Al poco tiempo, las historias se habían difundido a tal grado que, en un inicio, aunque el sentido común te indicaba la falsedad de esta nueva leyenda, siempre quedaba una pequeña duda, pues en un primer momento ya no te encontrabas con la publicación inicial o con la explicación de su nacimiento. De este modo, la posibilidad de difusión de información (sea real o no) de forma tan rápida y en grandes cantidades que caracteriza al internet ayudó en la popularización del mito.

No obstante, al poco tiempo todos supimos que era falso y aunque su presencia en internet no disminuyó en seguida, la ambigüedad desapareció y provocó que Slenderman pasara de ser un ente aterrador a ser objeto de parodias y comedias. Esto último no es algo malo en sí mismo cuando esa es la intención, como otros iconos del terror han mostrado;2 sin embargo, lo que hace diferente a personajes como Drácula o el Monstruo de Frankenstein de Slenderman es que los primeros tienen una historia más sólida, lo cual se notó en la adaptación a cine.

Asimismo, en este punto de la vida del personaje, realizar una película no generó gran expectativa. Para entender mejor esto último tomo como ejemplo El proyecto de la Bruja de Blair (1999), ya que una de las razones por las que este film tuvo tanto éxito fue por su mercadotecnia, pues cuando fue estrenada nadie estaba seguro de si era algo real o no, y los anuncios favorecieron lo primero. Ahora bien, si esta cinta se hubiera estrenado después de que las personas supieron que era falsa, no hubiese tenido tanto público. Esto es lo que pasó con Slenderman , pues más allá de la calidad de la obra, ya no existía algo que causara emoción sobre el personaje y fomentara el interés en las personas.

Otro problema con Slenderman en el cine es la adaptación de elementos que en internet funcionaron, pero resultan un tanto ridículos en los medios tradicionales, tal fue el caso de la ambigüedad del personaje. Mientras que en la red esto causa más interés e incluso fomenta el desarrollo del mismo, al querer pasarlo a la gran pantalla esta ambigüedad resulta en un guion débil, ya que, a diferencia del sinfín de posibilidades que el internet representa para llevar la historia, la película es un universo cerrado que debe establecer las reglas del mismo, así como desarrollar una historia completa en las horas y minutos que dura, sin depender de algo más, algo que los escritores no lograron, pues quedan varios cabos sueltos, como qué es lo que sucede con
Tom.

Al mismo tiempo, y aunque suene contradictorio con lo mencionado en el párrafo anterior, puesto que Slenderman es algo tan conocido, la versión cinematográfica no puede apartarse de su versión web, por lo que agregar elementos como el video para convocarlo en el que se observan símbolos que recuerdan a los Illuminati (un gran fenómeno en sí mismo en internet) resulta un tanto absurdo.

Así, lo último que me queda es recordar el papel icónico que Slenderman ha tenido en la comunidad del terror en linea al mismo tiempo que expreso mi decepción —la cual se une a tantas otras— ante una obra que en lugar de cimentar a este personaje dentro de los clásicos del cine de terror lo volvió una broma inintencionada.

Referencias

  1. Emily Gaudette. (2017). How Slenderman, the Internet’s Horror Star, Crawled out of Creepypasta. 6 de
    septiembre del 2018, de Newsweek, Sitio web:https://www.newsweek.com/slenderman-eric-knudsen-creepypasta-693052
  2. Como ejemplo están las películas de los comediantes Abbott y Costello con diversos de los Monstruos Clásicos de Universal

Comentarios