Twin Peaks: My attitude is none of your fucking business. (Parte 6 y 7)


EPISODIO 6. 

Después de quedarse en la explanada fuera de la oficina donde trabaja, nuestro Dale Cooper/Dougie Jones (Kyle Maclachlan) es llevado por la policía hasta su domicilio, lugar en el que su esposa (Naomi Watts ) le hace tremenda escena al enterarse de su flirtreo con Jade ―una prostituta― y posteriormente al saber la cantidad que debe Dougie a causa de apuestas y juegos de azar ―y sí, al parecer con mujerzuelas―. Todo esto mientras que Dougie comienza a diseñar ciertos dibujos en los papeles de los cuales debe de llevar un reporte a su trabajo. El resultado al parecer es un descubrimiento de desvío de cuentas importante que le vale la confianza de su jefe. Por cierto, los paralelismos con la filmografía de Lynch continúan.

Aunque este episodio podría ser el más aburrido de la serie hasta el momento, está conectado de una manera particular con el anterior ―y obvio con todo el universo Lycheniano―. En un breve párrafo que escribí en la entrega pasada en este espacio ―Twin Peaks: Case Files (parte 5) ― cometamos sobre la violencia en la nueva Twin Peaks, sobre cómo las mujeres son casi obligatoriamente partícipes de las distintas formas de violencia. En este episodio existen, si bien, dos momentos netamente brutales, además de otro que equilibra el capítulo.

El primer momento es cuando en el pueblo de Twin Peaks, Richard Horne (Eamon Farren) conduce una camioneta ―en la que se supone debe de hacer varias entregas de droga―, tras haber ingerido la nueva droga, va a exceso de velocidad y decide pasarse un alto, por lo que arrolla a un niño en medio de la calle. El sólo hecho de describir la imagen es ya espeluznante. La madre del niño llora desconsolada.

El segundo momento es cuando un misterioso hombre “enano” llega al trabajo de la mujer misteriosa que quiere muerto a Dougie, y sin misericordia alguna, el primero mata a la segunda; la lluvia de sangre es impresionante, no conforme el enano termina con cualquier testigo en este asunto (por supuesto son mujeres, también).

Soy un firme creyente de que los productos culturales per se no son la causa de la violencia en el mundo real. Son más un síntoma y resultado de la misma. El trabajo posterior de Lynch tiende a tratar la violencia a través de una lente más fría, más distanciada ― especialmente Twin Peaks―; esto es particularmente importante, sobre todo porque nos obliga a enfrentar el dolor y el terror de la violencia contra las mujeres con todo lo que conlleva. Entonces algunos se preguntarán si lo que Twin Peaks presenta es un discurso que pueda estar rebasado, en el sentido de que en este siglo XXI continuar con algo que pareciera “tan  de los noventa” pueda ser justificable en un mundo donde feminismo tiene una relevancia mayor. Yo lo veo de la siguiente manera: así como Trainspotting lo hizo en su momento con el tema de las drogas, no hay mejor manera de concientizar a la gente sobre “lo bueno y lo malo” de la violencia (en general y de género) que a través de mostrarle dicha violencia. Quizá esto es algo visceral, pero Lynch maneja bien las formas en la nueva Twin Peaks, el restaurante Double R comandado por una mujer es exitoso por su gran atención femenina, forenses, agentes, militares y detectives son principalmente mujeres que están involucradas a resolver los misterios del universo de Twin Peaks. Especialmente esta temporada es equilibrada en motras las dos caras de la mujer en la sociedad actual.

A su vez, este episodio muestra la otra cara de las mujeres ―es pleno siglo XXI, pues― la esposa de Dougie toma la determinación de arreglar los asuntos de su esposo y cita a las personas a las que les debe una cantidad de 52 mil USD. Ella, de manera directa y humorística, cierra el deal de manera que ambas partes obtienen beneficios. En el universo Lynch el balance entre lo femenino-masculino es apenas creíble, al grado que la escena se vuelve un momento de sitcom.

HIGHLIGHTS 

  1. Tienes que despertar no te mueras, son las palabras que desde la Black Lodge le dices a Cooper/Dougie, que tras este episodio en definitiva ya nos comenzamos a preguntar en qué momento veremos el regreso de Cooper o si acaso este volverá.
  2. Por fin se le da un rostro a Diane. La persona con la que Dale Cooper siempre se comunicaba a través de una grabadora en la vieja Twin Peaks está viva a través del cuerpo de la actriz fetiche de Lynch: Laura Dern. Anunciado, sí; increíble, absolutamente.

3. Mientras, en Twin Peaks (el pueblo), el policía Hawk encuentra la pista que la mujer del tronco le había señalado. Estas son cuatro hojas del diario de Laura Palmer en la puerta de un WC, lo cual comienza a conectar todo con la última parte de la segunda temporada de Twin Peaks 

EPSODIO 7. 

 

El episodio siete es ya uno de los preferidos y se vuelve el enlace definitivo de la segunda mitad de la segunda temporada y ésta. Tres de las cuatro hojas que faltaban del diario de Laura Palmer, que estaba en la casa de Harold Smith, han sido encontradas; las hojas dan a entender lo ocurrido en un sueño de Laura: Annie, quien dice estar con Laura y Dale, dice que el “Cooper bueno” está en la Black Lodge y no puede marcharse. Esto da a entender a Frank Truman y Hawk que quien salió de la Black Lodge no fue Cooper y esto queda comprobado al saber el comportamiento raro de Cooper al finalizar la segunda temporada.

Mientras, Albert (Miguel Ferrara) y Gordon (David Lynch) van a buscar de nueva cuenta a Diane para convencerla de visitar al Cooper malo en la cárcel. La actitud de Diane es por demás grandiosa, quién no quisiera escuchar su nombre precedido del “fuck you…”  ya clásico de Diane. “My attitude is none of your fucking business”. Celebremos todos.

El reencuentro llegó y Diane desconoce por completo a Cooper, aunque, este le haya seguido la hilada respuestas a las preguntas que ésta le hizo en la penitenciaria. “Cooper malo” sale de la prisión con lo que el misterio sobre la conspiración que hay detrás de este personaje va en aumento.

Es interesante cómo la esposa de Dougie lo saca de los aprietos, y sin embargo nuestro Agente Cooper/Dougie es quien usa la fuerza bruta para protegerse y proteger a los demás. El binomio clásico de la mujer que funge como el cerebro y el hombre como la fuerza bruta se hace presente.

 

  1. La llave de Cooper que se encontró en el coche de Jade, la prostituta del amorío de Dougie llegó al Great Northern Hotel. Y un ruido se escucha dentro de una habitación.
  2. Además de mencionar a personajes como Annie Blackburn, esta tercera temporada le da su justo valor a la segunda mitad de la segunda temporada, la cual fue mal recibida, tenemos menciones a Audrey Horne, a través de una participación del Doc Hayward.
  3. La teniente Knox al parecer encuentra el cuerpo del Mayor Briggs, pero el cuerpo apenas alcanza la edad de un señor de 50 años, lo cual no corresponde a la edad de Briggs.

Fernando Teodoro Gabino

Egresado de la Licenciatura en Historia por parte de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán.

Comentarios