Twin Peaks: Case Files (Parte 5)


Usualmente, las recaps funcionan para hacer una revisión general del episodio que el espectador acaba de ver, conectar los diversos argumentos de la trama, hacer una relación de momentos claves con los episodios anteriores, o teorizar sobre lo que está por venir. Sin embargo, en el quinto episodio de la nueva temporada de Twin Peaks, lo anterior se vuelve una tarea titánica, ya que no pasa nada y pasa todo a la vez. Me explicaré.

El episodio inicia con un par de personas que siguen a la caza de Dougie. Ellos hablan con una mujer que al aparecer debe rendir cuentas a alguien sobre la muerte de Dougie; al ver que su deseo parece imposible termina frustrada, angustiada y con miedo, mientras un beat de hip-hop se apodera de la escena creando así uno de los mejores momentos del episodio. La escena termina con esta mujer insertando un código que se comunica con una caja oscura.

El 70% del episodio se desdobla como una comedia. Así es, cuando parecía que la nueva Twin Peaks sería con un tono de oscuridad total como los cuatro episodios anteriores no lo habían hecho pensar―, este episodio tiene momentos hilarantes. Nuestro Dale Cooper, que ahora  encarna a Dougie, parece aprender poco a poco cómo ser un ser humano, desde conocer palabras como “agente”, hasta comenzar a volverse un adicto al café y tomarlo como un desesperado.

Ahora en su trabajo no sólo termina en líos por decir la “verdad” sobre un compañero de trabajo o por no salir de manera apropiada del ascensor; en este episodio parece que la historia de Cooper/Dougie no avanza en lo absoluto. Y es cuando nos preguntamos, ¿veremos de nueva cuenta al agente Cooper de regreso a la normalidad? ¿Volveremos a escuchar ése Damn good coffe! con el ímpetu al que estamos acostumbrados?

En Twin Peaks, el pueblo, la comedia es aún mejor. La esposa de Truman llega a la estación a molestar al sheriff con los pendientes en casa, mientras que Becky (Amanda Seyfried),  la hija de Shelly  y su novio Steven (una pareja de drogadictos que parecen ir de un lado a otro sin mucho porvenir, pero sí con gran tensión sexual) deanvulan por el pueblo sin rumbo fijo. Lo mejor del episodio en cuestión de comedia es Jacoby, quien tiene un livestream en donde, al parecer, un speech que funge como una mordaz crítica a la cultura del consumismo, termina siendo sólo un comercial para vender… palas doradas. Así de irreverente puede ser la nueva Twin Peaks.

 

Para la parte final de este episodio los tintes más oscuros e inexplicables se presentan en la gigantesca conspiración de la que el “Cooper malo” aparentemente forma parte y adquiere algunas facetas nuevas. En los primeros minutos de este episodio vemos al “Cooper malo” en su celda en un momento macabro en el cual su rostro comenzó a transformarse en el de Bob dentro del espejo donde se observa a la entidad malvada de la Black Lodge con la que co-existe en una asociación siniestra. Ver la línea de su boca lentamente expandirse a través de su rostro en el familiar rictus sonriente del demonio que mató a Laura Palmer, es casi insoportable de ver.

El atemorizante mal está dentro del doppelgänger, quien dentro de su estancia en la cárcel ha provocado un revuelo al final del episodio. Una llamada privada termina por descontrolar todo en la prisión. El “Cooper malo” sabe que lo están viendo y comienza a teclear una serie de códigos de manera muy rápida, lo que hace que se descontrolen las luces y el sonido de la prisión mientras emite la frase “La vaca que salta sobre la luna”, y la caja negra, que al final del episodio sabemos se encuentra en Argentina, implota.

¿Qué quería transmitir el “Cooper malo” con ese mensaje? Lo que sabemos con seguridad es que se trata de un extracto de una vieja canción de cuna en lengua inglesa:

Hey, diddle, diddle,

The cat and the fiddle,

The cow jumped over the moon.

The little dog laughed,

To see such fun*,

And the dish ran away with the spoon

 

Highlights.

 

  1. Ya lo decía Liz Shannon Miller en IndieWire, las mujeres en Twin Peaks y en el universo de Lynch no pueden ser otra cosa más que adictas a las drogas, prostitutas, abusadas y explotadas por sus novios, ya sea por dinero o por otro objetivo, son tan ignorantes de la tecnología que los teléfonos celulares les aterrorizan, y atractivos objetos del deseo que esperan mientras la violencia se presenta a su alrededor. Es emblemática la forma en que Twin Peaks mira a las mujeres con demasiada frecuencia: flotando incómodamente en la cúspide de la violencia masculina.

 

2. El anillo encontrado en un cuerpo destazado tiene grabado To Dougie with love Janey-E. En este cuerpo se encuentran las huellas del mayor Garland Briggs. En las pasadas temporadas de Twin Peaks, bajo las uñas de Teresa, Laura y Mady ―quienes fueron asesinadas― aparecían unas letras; según Cooper, cuando Bob intentaba deletrear su nombre al revés le faltaba una letra, esta letra que falta siempre fue la ‘E’.

 

3. La caja negra. El episodio es cíclico, si bien empieza con la caja negra y con el “Cooper malo”, termina presentando a estos dos personajes de la serie. La caja localizada en Buenos Aires, Argentina, implota. ¿Qué es? ¿Cuál es su función en todo este misterio?

4. El personaje con los lazos más fuertes con el ejército es, por supuesto, el mayor Garland Briggs, quien supuestamente murió hace mucho tiempo en un misterioso incendio, sólo un día después de reunirse con el “Cooper malo”. Nuevas señales existen a través del Coronel del Ejército Ernie Hudson, pues nos enteramos de que ha habido una base de datos con impresiones del mayor Garland Briggs (16 veces en los 25 años desde su muerte).

Fernando Teodoro Gabino

Egresado de la Licenciatura en Historia por parte de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán.

Comentarios