Tu lado obscuro.


Su respiración agitada, mi mano temblorosa y nerviosa alrededor de su espalda, un ir y venir constante de su respiración y sé que todos los caminos terminan aquí con un alma y cuerpo que rinden tributo al Dios que origina su nombre …

¿Te acuerdas? …. Sí, me acuerdo …. Lo dices como si hubieras cambiado de sentimientos

El día en que sucedió me sobrepasó por tanto que ni siquiera llegue a comprender lo que estaba sucediendo; tanto pensar y meditar para tratar de encontrarnos a nosotros mismos y aquel descubrimiento trascendental se manifiesta de la forma más extraña. Una abundante orina salía de mí, provocada por una buena cantidad de cerveza, y yo sólo podía pensar que me encontraba expulsando todo eso de mi cuerpo en un acto de destierro vil y sin misericordia para ese ácido y esas sales. Puta madre, tú entras en esta parte de reconstrucción interna. Nítido y brillante son los únicos dos adjetivos que más se acercan a la realidad. Un estado de completo silencio donde lo único que se alcanza a escuchar brevemente es tu voz y con ella viene esta imagen. ¿Qué es? ¿Por qué tiene en esa forma sus manos? Pareciera como un sacerdote, pero no uno cualquiera sino uno de alto rango con dos lacayos adorándolo como si se tratará de una deidad ¿Por qué me ve de esa forma, como si conociera lo que pienso y lo que escucho? Pinches mamadas de borrachos.

Su cuerpo se rehusaba a acercárseme, un temor semejante al de la presa sintiendo a su depredador. Vértigo, sólo eso.

“I took a heavenly ride through our silence … I knew the moment had arrived”

Pero esta historia no es sobre mí, es sobre ti. Sobre una vibrante e intensa voluntad dentro de tú cuerpo, el kundalini en su máximo esplendor. ¿Por qué proyectas esas imágenes en mi mente? Pero más importante todavía, ¿cómo puedes hacerlo? Lo hablamos ese día y fue claro, la riqueza y la pobreza son sólo dos polos de una misma perspectiva y nosotros atrapados en medio de los dos extremos, cargando eternamente con esa maldición de poder entender a los de abajo y aspirar a ser como los de arriba.

―Esto es como una rueda de la fortuna

―No, es más bien como una balanza

¿Por qué lo haces de nuevo? Dos imágenes, una rueda de la fortuna y una balanza. Un hombre siempre siembra lo que ha cosechado, el afortunado es aquél que enfoca la inspiración superior y la aplica a su interior. ¿Es eso lo que me quieres decir? ¿Fortuna y justicia? Pinches mamadas de marihuanos.

“Where have you been? …. It’s alright we know where you’ve been”

Tus besos me consumen lentamente y con seriedad me amenazas. No puede suceder nada más, al menos no hoy. Pero ¿por qué? Si mi día favorito es hoy. No deberíamos estar haciendo esto, no deberíamos ni siquiera estar aquí. Pero aun así logras que algo que no está permitido se sienta tan bien. Al aposento lo llamas la cámara de faltas, aquí no existe la superficialidad ni el dogma. Son amenazas que están fuera del templo. Alguien alguna vez dijo eso, somos libres y dueños de nosotros mismos.

“Voy corriendo solo … Busco en el vacío y no te encuentro …. Ay ya no estás…”

Termina aquí, una explosión de pasión acompañada por una intensa carga de energía sexual. Tus brazos alrededor de mi espalda y tu boca pegada a la mía. ¿Puedes sentir todo ese flujo de energía que termina contigo?  ¿Dónde está el sol? Quédate conmigo. Pinches mamadas.

“Your heroes for ghosts? … Hot ashes for trees? … Hot air for a cool breeze?”

Dejamos el templo, habiendo sufrido una metamorfosis, aunque ahora que lo pienso tengo la sospecha de que sólo yo lo abandoné. Te quedaste ahí, como si fueses la guardiana del mismo cumpliendo estoicamente con la misión que se te fue asignada. Los rayos del sol de un nuevo día te alumbran suavemente pues tienen miedo de poder revelar algo que no entienden. Pobres mortales que llevan sus rezos a la persona incorrecta ¿Qué acaso no ven a Dionisio? Dicha y fortuna que pude mirar para el lado adecuado.

“Todo lo hago por ti y esto no es un lamento, sino un ruego donde intento que te quedes aquí …”

 

Victor Fernández

Victor Fernández nacido el 19 de enero de 1992 en Saltillo, Coahuila. Egresado de la facultad de Sistemas de la Universidad Autónoma de Coahuila en la carrera de Ingeniería en Tecnologías de la información y comunicaciones. Actual profesionista en el área de software para telecomunicaciones. Amante intenso del Cine especialmente del film noir y obras de Woody Allen, voraz lector con un denotado gusto por obras existencialistas. Adepto del Jazz y el Rock.

Comentarios