Nacho López. Fotógrafo de México.


Cuando de fotografía capitalina se trata, Nacho López es uno de los nombres más próximos a la memoria de tan insoslayable profesión. Nacido en Tampico, Tamaulipas, en 1923, su obra es un referente obligado de la historia del arte que captura imágenes; treinta años han pasado ya desde su muerte en 1986 y el Museo Palacio de Bellas Artes le rinde un merecido homenaje a este ícono de los llamados foto ensayos.

A través de una exhibición de más de 230 fotografías, repartidas en seis salas, la exposición Nacho López. Fotógrafo de México da cuenta de las numerosas facetas de la trayectoria profesional del artista, desde sus conocidas imágenes capitalinas hasta su prolífica fotografía etnográfica, sin pasar por alto su poco conocida etapa experimental. Del 15 de abril al 10 de julio tendremos la oportunidad de disfrutar en el emblemático palacio  algunas de sus estampas más representativas como “La Venus se fue de juerga por los barrios bajos” de 1953 o “Cuando una mujer parte plaza por Madero” del mismo año.

sadd

Conocer la obra del tampiqueño significa comprender el México que iniciaba la segunda mitad del siglo XX, es también conocer aquella ciudad que se debatía entre la migración y la creciente industrialización; entre la moda cosmopolita y la pobreza que arrastraba la modernidad; es conocer las pulcatas, las calles y los divertimentos públicos que constituían el día a día de la vida cotidiana de la gran mancha urbana, todo ello gracias a su obra foto periodística enarbolada bajo la búsqueda constante de relatar “la realidad”.

DFGDFG

El trabajo de Nacho López es también testigo de aquel México profundo que Bonfil Batalla describiría años después, de ese México rechazado y marginado, que no obstante sería parte de la esencia nacional. A pesar de estar inmersa en un periodo de creciente urbanización e industrialización, la fotografía indigenista del artista advertía una revalorización denunciativa del campo mexicano y de sus habitantes, misma que es preservada por la hoy llamada Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y que puede ser observado en la sala David Álfaro Siqueiros del MPBA.

Por si fuera poco, la exposición da cabida a la obra experimental de Nacho López, que estuvo influenciada por su colaboración con el escultor Pedro Cervantes y su esposa Lucero Binnqüist, arrojando como resultado una serie de imágenes intervenidas químicamente, además de numerosos fotomontajes cuyo eje central versaba sobre el simbolismo de los objetos.

Sobre la misma línea, Nacho López. Fotógrafo de México reúne esos otros gustos que el artista profesaba como su onerosa fotografía dedicada a la danza, que sería testimonio de los primeros pasos que aquel arte daba en un proceso de renovación, y que desembocaría en obras coreográficas como Zapata de Guillermo Arriaga o La Manda de Rosa Reyna.

Sin embargo, la magnitud de la obra de nuestro artista encuentra un punto nodal en su obra cinematográfica, continuadora de su visión etnográfica, además de sus series fotográficas emanadas de sus visitas a una joven Cuba castrista, que quedaría plasmado en su obra En algún lugar del mundo y que daría cuenta de esa nueva nación que influiría en toda América Latina.

dfdsff

Nacho López. Fotógrafo de México es una exposición que nos muestra un poco del gran legado que el tamaulipeco dejó para la memoria visual de aquel México que comenzaba a sentar las bases de lo que aún hoy le caracteriza, y que sin embargo, comienza a desvanecerse en el marco de una nueva cultura global. En hora buena para los amantes de la ciudad, para los gozosos de la fotografía y para todos aquellos anticuarios que añoran aquel México pasado, ¡no dejemos pasar esta gran exposición!

sdfdfs

Horarios:
De martes a domingo de 10:00 a 18:00

Costo:
Entrada general $60 y entrada libre a estudiantes, maestros e INAPAM con credencial vigente. Domingos entrada libre.

Gerardo Emmanuel García Rojas

Egresado de la Licenciatura en Historia de la FES Acatlán.

Comentarios