“Somos las flores del basurero” En los ochenta: chavas machinas con los pelos de punkta. Parte I


En los últimos meses, diversas mujeres han sido atacadas sexualmente y tras denunciarlo han recibido un aluvión de mensajes ofensivos, insultos, hasta amenazas de violación y muerte por medio de las redes sociales. Vivir en una sociedad con un alto grado de violencia de género permite cuestionar ¿cómo la mujer puede tratar de cambiar la situación?, acudí a la historia.

Que este articulo (dividido en dos partes) sirva como un intento para estudiar a las chavas punks, habitantes de la ciudad de México y su zona metropolitana en los ochenta, miembros de la clase media baja, que se constituyeron como comunidad al identificarse, diferenciarse y aglutinarse alrededor de la música hecha por jóvenes de otros países y que a partir de la creación de elementos culturales pudieron dar solución a ciertos dilemas existenciales que tienen que ver con su identidad.

Está primera parte intenta estructurar la forma en que el punk trascendió de forma internacional y encajó en la realidad mexicana brindando a las jóvenes un espacio para la eliminación del estereotipo forjado de como “debe” ser una señorita, permitiendo la apropiación de sus cuerpos, el reconocimiento del deseo sexual y de su superación intelectual.

La segunda parte hará mención de ejemplos específicos de bandas (palomillas, gavillas, pandillas) donde las chavas empezaron a figurar para formar posteriormente colectivos y bandas musicales exclusivamente femeninas; finalmente, les contaré sobre un acontecimiento radical sucedido en Nezahualcóyotl, en que una banda de mujeres tomó la justicia por su propia mano.

Que ante nuestro grito/ los Beatles parezcan/ monjas encerradas/ que en silencio rezan… Y los Tepetatles han llegado ya” (The Tepetatles)

El rock es uno de los fenómenos culturales de masas más importantes de la segunda mitad del siglo XX, creado por y para jóvenes, su peculiaridad subyace en su origen y vincula estrechamente la formación y reconocimiento social de los jóvenes como sujeto social con atributos, marcas y rasgos distintivos.

pattismith

Internacionalmente, tres son los periodos fuertes en la historia del rock como forma musical y práctica cultural de los jóvenes: el rock and roll de mediados y fines de los años cincuenta, la pop music comprendida entre 1963 y 1973 y el punk de mediados de los años setenta. Cada uno de ellos representa una ruptura musical, social y generacional con el periodo precedente.

En México, Avándaro simbolizó el imaginario rockero nativo, marcó las condiciones de desarrollo cultural del rock mexicano como producción excluida, censurada, prohibida y reprimida abiertamente por parte del poder político y de las industrias culturales mexicanas.

avandaro

Ya no pertenezco/ a este mundo infernal… Generación Punk” (Herejía)

Los punks surgieron como una ruptura musical y generacional de los rockeros en un contexto de crisis económica y social en Europa a mediados de los setenta; su llegada a México coincidió con la crisis y devaluación, con una clase política que gobernaba sin construir políticas públicas para el desarrollo social, económico y cultural. El punk con su discurso autodestructivo y de decadencia embonaba perfecto, “Si el sistema me destruye, yo me autodestruyo con drogas y violencia”

Se tuvo conocimiento del punk en la zona rosa donde se podía adquirir música y ropa de importación y se formaron grupos burgueses (Dangerous Rhythm) no obstante, el movimiento empezó a difundirse hacia los barrios, quienes lo retomaron como lo que era en realidad, marginal; apareciendo varios punks en Neza, Santa Fe e Iztapalapa.

El discurso punk se expresaba en una imagen y actitud agresivas, reflejando la realidad que vivían, sentían y padecían en ámbitos institucionales, abusando de elementos de la cultura masiva hasta corroerlos y romper su significación, viviendo como el ala más radical de la utopía contestataria rockera de finales de los años setenta, y principios de los ochenta.

Te califican sexualmente/ ¡Escupelos!/ y exige que te catalogen/ mentalmente… Virginidad Sacudida” (Secta Suicida del siglo XX)

Los años sesenta con la revolución sexual, las revoluciones tercermundistas, “La onda” y movimientos estudiantiles, revelaron cuestionamientos con respecto a los papeles tradicionales de la sociedad e influyeron en las nuevas propuestas de rock ácido, psicodélico y folk music donde rockeros abordaron ideas anarquistas y propuestas humanistas sobre la liberación del ser.

En esta época la “mujer rockera” surgió con letras intimistas y subjetivas que expresaron el primer impacto de las teorías y reflexiones libertarias feministas; Janis Joplin, Joan Baez, Patti Smith, Carole King son algunas que se mostraron activas, intensas, agresivas, naturales y auténticas con sus deseos y fantasías sexuales en contraposición con la imagen social de mujer pura, sumisa, pasiva, abnegada, recatada, virginal, maquillada y provocativa.

janisjoplin

En México, el imaginario popular urbano ha sobrevalorado la “virginidad”, las jóvenes parecen estar destinadas hacia el único destino “imaginable” para ellas, ser esposas y madres, siendo desde pequeñas obligadas al cumplimiento de labores domésticas que junto con las tareas escolares las mantienen aisladas en el hogar, asimismo construyen su “ser mujer” con una serie de restricciones a su sociabilidad con los jóvenes, vinculado a un control sobre el uso de su sexualidad, con un conjunto de reglas implícitas y explicitas en su comportamiento social como “señoritas”.

ninahagenCuando algunas chavas decidieron entrarle a las bandas (asumieron un posición subalterna con respecto al estereotipo de mujer) y cuando el punk se filtró en estás, la imagen de “mujer punk” impactó fuertemente su imaginario, (mucho más agresiva en términos simbólicos que la imagen de “mujer rockera”). El escuchar a The Slits con su gritante Palmolive, a Snatch (Las Enfermeras del Tercer Reich), cantantes como Gaye Advert de The Adverts TV Smiths, Poly Styrene o Siouxsie y sus Banshees y Nina Hagen, ya no como coristas en los grupos, sino como vocalistas con frenéticos gritos y movimientos corporales, generó un proceso de transformación.

El cambio de aspecto, maquillaje y arreglo expresó la idea simbólica del punk: la decadencia; todos los chavos aspiraron el modelo de conducta de Sid Vicious, bajista de Sex Pistols (borracho, valemadrista, loco, suicida); al mismo tiempo para las mujeres expresó romper con el estereotipo y apropiarse de sus cuerpos: maquillaje más denso, casi grotesco; vestidos que remiten looks de cabaret de los años cuarenta y cincuenta, faldas entubadas y cortas, playeras agujeradas y apretadas, cabellos parados y pintados de colores chillantes, todos estos cambios se vieron acompañado por uno de actitud, vaya, para salir vestida como punk era necesario sentirse agresiva, sentirse punketa.

[Continúa]

Alejandra Hernández Vidal

Alejandra Hernández Vidal, nacida, formada y radicada en Ciudad Nezahualcóyotl, estudió Historia (y seguirá estudiando) en la UNAM, Facultad de Estudios Superiores Acatlán, es especialista en México Siglo XX en las áreas de Porfiriato, Revolución Mexicana, Historia Militar, Social, Cultural y de la Ciencia. Cursos, talleres, seminarios, estancia de verano así como ponencias y artículos respaldan lo que dice y escribe. Contacto: la.ines.mendola@gmail.com

Comentarios