Lalo Tex y los muñecos del rock nacional. El legado de Tex-Tex.


La partida de ídolos que ha dejado el final del 2015 y el inicio del 2016 ha pegado en diversas escenas artísticas. La música ha sido una de las más golpeadas con el adiós a músicos como Lemmy Kilmister (Motörhead), John Brandbury (The Specials) y claro, David Bowie. En México, el pasado 18 de Enero falleció Everardo Mújica, mejor conocido como Lalo Tex, suceso con el cual la escena musical perdió a uno de sus pilares más auténticos y queridos del medio por su aportación al rock nacional y a las nuevas generaciones, que se han influenciado durante 30 años.

El muñeco mayor (como también se le conocía) no sólo fue partícipe del rock nacional, también marcó tendencia por su forma de adoptar valores y transmitirlos con un discurso muy peculiar, lo que ha distinguido a Tex-Tex de bandas que, a pesar de ser históricas en el rock mexicano, no tienen ese “toque mágico” que los hermanos Mújica le comparten a sus seguidores.

Desde los años 60 hasta la conocida década perdida (años 70), el rock en México tuvo alzas y muchas complicaciones. Una de ellas fue el festival de Avándaro, que se llevó a cabo con grupos como Three Souls in My Mind, La Revolución de Emiliano Zapata y Los Dug Dug´s, entre otros; además de  nombres como Javier Bátiz, Alejandro Lora y Carlos Santana. No todo fue grato, el país pasaba por una situación complicada que culminó con la censura del rock; ni por la radio ni por la televisión se transmitió esta música, provocando incluso que los artistas tomaran la decisión de cambiar de géneros o emigrar a los Estados Unidos.

dsfPara los años 80 las cosas cambiaron con la apertura de los medios de comunicación hacia el rock mexicano, gracias a la fuerte ola de apoyo por el movimiento “Rock en tu idioma”. A pesar de eso, la división de grupos fue notoria y con ella se generaron nuevas bandas que son consideradas pilares para el hoy llamado Rock Urbano: por un lado se encontraban grupos como Caifanes, Café Tacvba y La Castañeda, por el otro sonaron nombres como el de Rodrigo González, la Banda Bóstik, el Trí, y por supuesto la banda conformada por los originarios de Tlaxcala, Tex-Tex. Esta última surge en 1985 y se dedicaron a producir canciones con características del blues y del rock and roll.

Las situaciones que los Tex-Tex abordaron para la construcción de su música se basan en la vida cotidiana del mexicano, dedicando temas a la pobreza, las adicciones y los estereotipos que son rechazados, como cuando se afirma que el músico del rock and roll  debe estar relacionar con las drogas, o que la homosexualidad se toma como una enfermedad.

El primer ejemplo que se tiene es el EP Un toque mágico, donde varias canciones son creadas por influencia de molestias cotidianas y personales, como la situación en casa, la calle, la soledad, etc. El material recibe el nombre gracias a la canción número uno “El toque mágico”, que habla de la insatisfacción personal con disputas en el transporte público y en él hogar, por lo que busca salir de ese entorno por medio de una esperanza, o como Lalo Tex le dice, un toque mágico. Tiempo después los fans interpretaran que ese toque mágico hace alusión a ingerir un “toque” de marihuana o cualquier otra droga.

El modo en que “Los muñecos” llegaron a sus escuchas, además de su música, fue la imagen corporal con la que vistieron y la forma cómica y satírica en la que expresaron sus canciones. El atuendo del sombrero y camisas características de vaqueros dieron origen más adelante a lo que ellos mismos denominaron como rock ejidal.

Podemos darnos cuenta de la autenticidad de Lalo Tex, quien como pocos, decidió cambiar la vida laboral en una empresa para poder dedicarse de lleno a la música junto a sus hermanos. No sólo fue el establecerse como músico para cubrir gustos personales, con los años Tex-Tex fue tomando fuerza en el campo del rock and roll, recibiendo apoyo por parte de disqueras que se encargaban de lanzar bandas a la escena musical y realizando giras por todo el país, e incluso, por los Estados Unidos.

Durante 30 años Tex-Tex se ha encargado de producir más de 15 discos entre re-ediciones, conciertos grabados y compilaciones de los éxitos de la banda. Cuentan con una trayectoria llena de picardía, sentimientos de amor y aspectos de la vida cotidiana, desde el nombre de las canciones hasta el contenido de las letras. Por ejemplo, “La calle 16” habla de una historia donde al caminar por la calle con su novia, el “muñeco” es atacado por unos sujetos, los cuales se dedican a luchar con él para disponer de su chica; sin pensar que a ella le gustaría que los maleantes hicieran de las suyas.

Podemos seguir con cada una de las canciones producidas por esta gran banda durante 30 años. Los discos que realizaron tienen diferentes características en instrumentos, géneros y sabores, para que canciones como “El hijo desobediente”, “Me dijiste” y “Leche, té, chocolate” sigan sonando hoy  a pesar de los años.

Quizá nunca sabremos cuantas cosas más se le pudieron ocurrir a Everardo Mújica, pero con su ingenioso legado siempre será recordado con admiración, cariño y mucho respeto. Ahora al escuchar “Te vas acordar de mí, sé muy bien que me extrañaras”, sabremos bien que el muñeco sigue presente y que sus ocurrencias vivirán hasta la posteridad, identificando a la música mexicana y provocando que las nuevas generaciones tengan bases originales y muy adecuadas a su país.

Félix Omar Ruiz Sánchez.

Egresado de la Licenciatura en Historia por la FES Acatlán, sus líneas de interés giran en torno a la historia de la música e historia cultural del siglo XX. Músico tradicional, miembro de los ensambles de música antigua: “Conjunto Típico Revoluciones” y “Pan de Jarabe”, con los cuales ha realizado distintas giras a nivel nacional.

Comentarios