Un viejo gruñón: El crítico y la crítica cinematográfica.

En la cultura de la satisfacción inmediata, donde la crítica de cine está mal relacionada con su objetivo, al punto de entenderla como una recomendación directa de lo que se tiene que ver o no en el cine,  se ha perdido la verdadera significación de esta labor. ¿Qué es una crítica de cine? ¿Cuál es la función del crítico? ¿En dónde queda parado el lector ante la relación cine-texto? Son sólo algunas de las preguntas que esta nota pretende aclarar.

La historia nos ha enseñado que desde los comienzos del arte en cualquiera de sus manifestaciones la crítica, nos ha ayudado a interpretar el objeto analizado y formarnos una opinión por nosotros mismos. Desde los inicios del llamado séptimo arte, críticos cinematográficos se han encargado de realizar esta labor: Otis Ferguson, James Agee en la primera década del siglo pasado, Jean-Luc Godard publicando en Cahiers du cinema o Pauline Kael, acaso,  la crítica de cine más influyente del siglo XX, por mencionar algunos.

En la construcción de la crítica de cine -como en otro tipo de críticas- se necesitan dos elementos: el producto fílmico y el crítico de cine. Este segundo elemento es el filtro que en muchas ocasiones se ha mostrado como cadenero de bar, intentando limitar el acceso, que indica que película puede debe verse y cual no. Partiendo de su percepción personal y pensando que, eso, su percepción personal es un gusto general. Terrible error.

En los últimos años ha cambiado la perspectiva de lo que es el crítico de cine, se ha desmitificado esa idea del viejo gruñón al que sólo le satisface la obra contemplativa, la obra del mal llamado “cine de arte” y de los autores consolidados, y por tanto, su idea del cine. El crítico no es un ser supremo que te va a decir qué película tienes que ver, al fin y al cabo, el crítico no es otra cosa que un espectador experimentado, éste debería de ser una especie de compañía y la persona que te hará ver cosas que para ti podrían pasar desapercibidas. Es una extensión del placer de ver cine.

La crítica cinematográfica es un una construcción literaria, es el puente comunicante entre producto cinematográfico y lector, ejercida a través de un filtro: el crítico de cine. En ese sentido, se espera que el lector se acerque a una película, no necesariamente con una explicación de por medio, o diseccionando cada cuadro del filme, sino con referencias sobre lo que puede encontrar en dicha cinta.

La crítica no es un instrumento en donde el lector busque la imposición de ir o no ir a ver una cinta, después de todo, ¿quién es capaz de limitar lo que se debe ver o no? Es decir, en sentido de qué se responde esa pregunta. Para contestar a dicha cuestión se debería saber los gustos y hablar de diferentes puntos relacionados con cada lector en turno. Eso, desgraciadamente, es imposible.

6b310fb0a1fc3efcea3d29ab9b31e093En ese sentido, la crítica de cine debe olvidarse de ser subjetiva a propósito; y mencionar el gusto personal del crítico, ejemplo: Cuando salimos del cine, y le preguntamos a nuestro acompañante su parecer sobre la película recién observada, éste podría contestarnos “me gustó” o “estuvo bien”; la primera respuesta nace a partir de una simpatía fundamentada en un gusto personal, la segunda respuesta está fundamentada en otros elementos comparativos y de estudio previos, “está bien… en relación a esta cinta de Bergman…”, por ejemplo.

Si una crítica no debería decir si una película es buena o mala, entonces ¿qué elementos debería explorar? En realidad, existen varias vetas de exploración; se pueden examinar los valores de producción de una película (fotografía, edición, diseño de sonido, etc. ), hay críticas que se decantan por analizar el argumento de la película, algunas otras harán una crítica partiendo de una idea en el filme (ej. la violencia en Only God Forgives, Refn, 2013), en fin, todo depende de quien decida realizarla. En México, no es lo mismo leer a Jorge Ayala Blanco que a Ernesto Diezmartínez o a Fernanda Solórzano. Si leemos la historia de la crítica de cine extranjera encontraremos análisis distantes entre  Pauline Kael o Roger Ebert o Bret Easton Ellis.

Sea cual sea el tipo de crítica que usted ha optado en elegir leer, lo que podemos esperar es que se nos transmita un conocimiento a partir de saber y entender la opinión fundamentada de una persona, el “análisis será probablemente una especie de ensayo argumentativo. Intentaremos presentar nuestra opinión sobre la película y respaldar esa opinión con una argumentación”.[note]Bordwell, David/ Thompson Kristin, El arte cinematográfico, España, Paídos, p.442.[/note]

La confrontación y diálogo entre lector y crítica debe generar reflexiones sobre la cinta comentada. El crítico falla cuando, en un acto de arrogancia atroz, juzga al lector de no ser “tan culto y exquisito como él”; o bien, cuando su trabajo es un recuento seriado de las fallas y aciertos en el método de filmación, y claro, como ya lo mencionamos, decir si una película fue del gusto o no del crítico: “Me hubiera gustado…” o “No entendí del todo…”. Las películas nunca son lo que nos hubiera gustado y nadie está obligado a entender la película de nadie. Como éstas, hay muchas situaciones que están al día en la elaboración de este tipo de textos, aquí sólo mencionamos algunos casos.

Sería muy fácil decir “no vayas a verla” cuando tal vez esa película toque más de una fibra sensible, en más de un espectador, recordemos que cada experiencia es única. Entonces se caería en el error autoritario. La crítica tampoco es algo privilegiado que sólo unos cuantos pueden ejercer, una simple charla entre amigos, eso, ya es crítica. Digamos que es como irte a tomar el café con un amigo y platicar de la cinta que acaban de ver.

[note]David, Cano José, Forbes, Jorge Ayala Blanco:La desbordante pasión por el cine. http://www.forbes.com.mx/jorge-ayala-blanco-la-desbordante-pasion-por-el-cine/[/note][note]Diezmartínez, Ernesto, Vertigo, 7 pecados de la crítica de cine http://cinevertigo.blogspot.mx/2015/05/7-pecados-de-la-critica-de-cine.html[/note]

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *